Violencia rutinaria

En los años noventa, el movimiento feminista luchó porque los medios de comunicación visibilizaran las agresiones sexuales y la violencia machista. Hoy quienes trabajan en este ámbito lo cumplen, pero sin el rigor y precisión necesarios. El tratamiento de los medios de comunicación ante la violencia machista no hace más que perpetuar esta situación. Titulares como “Una mujer aparece muerta en un lavadero” o “43 mujeres asesinadas en 2016” son en gran medida culpables de que no haya previsiones de cambio a corto plazo, como si las víctimas aparecieran muertas por si solas o la enumeración de las muertes comparándolas a años anteriores fuera una competición.

Las mujeres víctimas de violencia machista no la sufren únicamente en los últimos momentos, ya cuando las matan. Quienes lo hacen las han agredido antes, pues la violencia machista es mucho más que una agresión espontánea en un momento dado, es un control sobre la mujer, es infundirle el miedo en el cuerpo a base de gritos, insultos, golpes o amenazas. En muchas ocasiones los vecinos son normalmente los entrevistados y no deja de ser un clásico escuchar “era una pareja normal” o “eran buenos vecinos”, dejando entrever que la violencia es un hecho aislado y extremo. De este modo, se exculpa al asesino y se disminuye la gravedad de la situación.

Los profesionales de la información deberían estar obligados, siguiendo la ética profesional, a hacer un seguimiento sobre los casos, porque no se suelen comunicar las condiciones a las que se somete el agresor, por ejemplo. Únicamente el 53,35% de los hombres enjuiciados por violencia machista cumple la condena, según indican los datos del archivo ‘Juzgados de lo Penal’ de este último trimestre por el Observatorio del Poder Judicial.

Para transformar esta realidad los medios de comunicación deberían ser una herramienta, un eje en el cambio social y para ello, es fundamental informar desde una perspectiva de género. Pero no solo del horror, pues hay mujeres que salen de las relaciones de maltrato. Hay que visibilizarlas a todas, hacer un seguimiento y promover el debate, porque no solo la muerte es información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s