Bizipoza

Las emociones que mi cuerpo siente cada día que paso aquí, que han sido tres lunas desde que llegamos, son mucho más intensas. No tiene precio tomarse un buen café y terminar bailando el Polka en la “pista” del bar y más todavía cuando el camarero nos ve tan felices que las siguientes canciones durante dos horas son de Euskal Herria. Nos hemos sentido en casa al otro lado del charco. Si algo he reafirmado hoy, es que el mundo no puede estar dividido en fronteras.

IMG_0188

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s