Ojalá supiera utilizar la ironía a cada instante

Hay días que no lo soporto, que paso el día entero enfadada por el malnacido que se ha atrevido a soltarme de las suyas. Me he quedado callada, le he mirado con todo mi desprecio o le he gritado en medio de la calle sintiéndome totalmente sola incluso cuando he estado rodeada de gente que podría apoyarme y gritarle como yo lo hago. Quizá de ese modo el hombre dejara de sonreír…

Además del hecho en sí, en absoluto agradable, todavía sufrimos los posteriores momentos. A mi personalmente me puede llegar a durar la mañana entera, hasta que soy capaz de parar, pensar y obligarme a olvidarlo. Hay momentos en los que me niego siquiera a darle el gusto de enfadarme y paso de largo como si no me hubiera percatado de su sucia mirada.

Cómo lo hacían Frida Kahlo, Emmeline Punkhurst o en el día de hoy mi gran admirada Malala Yousafzai…cómo lo hacen las mujeres conferenciantes, fuertes y de movimientos feministas, a las  que todo esto también les es insoportable. Que alguna me lo explique porque sufro callándome y sufro respondiendo cuando el asco me invade el cuerpo entero.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s