Capítulo 1: El mito de la dependencia por los aires

¿Qué quieren las mujeres?

Este es un libro escrito por Susanne Orbach y Luise Eichenbaum. Me lo ha prestado alguien muy especial, el tema es maravilloso y es algo que realmente nos involucra y concierne.

“Hemos vivido demasiado tiempo subyugados por el mito de que los hombres son robustos, fuertes e independientes y las mujeres pasivas, desvalidas y dependientes”. Estos son unos estereotipos que siguen afectándonos, unos roles de género de los que cuesta deshacerse. Pero este es un tema que dejaré para más adelante.

El primer capítulo del libro trata sobre la dependencia de ambos sexos. Referente al hombre, desde que es niño es educado para que manifieste su individualidad, pero nos encontramos con que un niño pasa de tener el cariño y protección de su madre a tener el de su pareja. Por el contrario, la mujer es educada y aprende en su “sentido más auténtico” que no hay nadie que las pueda asistir emocionalmente en el momento en el que crece y ocupa el lugar de protectora en la relación. He de admitir que no lo veo así en todos los casos y que me rodeo de hombres sensibles que me protegen de la misma manera que yo a ellos. Cierto es que la educación sigue siendo de colores azul, rosa y estereotipos por doquier…

Es importante distinguir dos tipos de dependencia cuando nos referimos a ella desde el punto de vista de las mujeres hacia el hombre. Por un lado tenemos las mujeres que se comportan de forma dependiente y que el rol de género masculino parece no necesitar. El ejemplo que aparece en el libro es el de “no puedo clavar un clavo”. Por el otro lado están las necesidades reales de dependencia afectiva, iguales para ambos sexos a pesar de que se muestren de forma diferente.

Hay un punto en el que me gustaría centrarme: “Los niños y las niñas necesitan sentir que dependen de los adultos. Es entonces cuando desarrollan confianza”.

Que bonito es sentir que nos quieren, que seguros y confiados nos sentimos. Nos hacemos más grandes. Pero me gustaría que expulsemos un poco de toda esa dependencia que sentimos para con nuestras familias, pareja, amigos, amigas…y que todas y todos nos empecemos a considerar el mayor pilar de nuestra propia vida.

dependencia emocional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s